Opinión

VAN CERRANDO EL CIRCULO A MADURO

Volantín

Por SALVADOR COSÍO GAONA

Octubre 18, 2021 | 10-18 am

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hizo toda clase de berrinches el pasado sábado, pero no logró detener la extradición a Estados Unidos de quien se presume es su testaferro, un colombiano nacionalizado venezolano de nombre Alex Saab, quien podría convertirse en quien ponga el último clavo en el ataúd del dictador venezolano, cuando revele a las autoridades judiciales estadounidenses los negocios y relaciones inconfesables que mantiene el gobierno venezolano con personajes y grupos que trabajan al margen de la legalidad. 

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

Maduro acusó a Estados Unidos de darle “una puñalada mortal” al diálogo en México entre el Gobierno y la oposición venezolana con la extradición de Alex Saab desde Cabo Verde, acusado de ser el testaferro del líder venezolano.

“El Gobierno de Estados Unidos sabía que secuestrando a Alex Saab, miembro de la comisión del diálogo de México, le metía una puñalada mortal a los diálogos y negociación de México (…) (Estados Unidos) no quiere diálogo, no quieren paz para Venezuela, no quieren democracia y avance para Venezuela”, criticó el presidente Maduro en una intervención de televisión transmitida en la cadena VTV.

Señaló al hecho como “un secuestro vulgar” y denunció que Saab fue torturado para convertirse en un testigo contra su gobierno. Adelantó que las autoridades venezolanas “se están moviendo” ante Naciones Unidas y en los organismos de defensa de los Derechos Humanos “a todo nivel” para lograr “la verdad” y “la libertad de Saab”.

Lo que detonó el enojo de Maduro fue que luego de más de un año detenido en Cabo Verde bajo la acusación de ser su presunto testaferro y de la solicitud de extradición por parte de Estados Unidos, un jet recogió a Alex Saab en Cabo Verde a las 16:50, hora local, y lo llevó a territorio norteamericano. El avión fletado por el Departamento de Justicia aterrizó en Miami a las 21:20.

Detenido durante una escala técnica de su avión en Cabo Verde el 12 de junio de 2020, Saab es acusado por Estados Unidos de manejar una vasta red para que el dictador Maduro y su régimen pudieran desviar en su beneficio ayuda alimentaria con destino a Venezuela. Junto con su socio Álvaro Pulido, también solicitado, Saab habría presuntamente transferido 350 millones de dólares fuera de Venezuela a cuentas extranjeras de su propiedad o bajo su control. Podría ser condenado a hasta 20 años de cárcel si es hallado culpable.

El empresario colombiano es un cercano colaborador de Maduro, que le dio la nacionalidad venezolana, título de embajador y tacha su detención de “secuestro”.

Nacido en la ciudad de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos y víveres con sobreprecios al chavismo. De hecho, el colombiano, junto a tres hijastros de Maduro y otras nueve personas, fue sancionado en julio de 2019 por Estados Unidos por esa precisa maniobra. Por esa razón, todos tienen congelados todos los activos o bienes inmuebles que puedan tener en Estados Unidos.

Aquí cabe recordar que “en julio de 2019, El Departamento del Tesoro norteamericano sancionó a 10 personas y 13 empresas, todos vinculados al régimen de Nicolás Maduro. En la lista negra, se destacan los tres hijos de Cilia Flores, la mujer de Nicolás Maduro: Walter, Yosser y Yoswal Gavidia Flores.

Estados Unidos encabeza la presión internacional contra el "régimen ilegítimo" de Maduro y ha aplicado en los últimos dos años una batería de sanciones contra el régimen chavista. Congeló activos y bloqueó transacciones a decenas de funcionarios y ex funcionarios cercanos al dictador, así como a entidades venezolanas.

Además, restringió el acceso de Caracas al sistema financiero estadounidense y, a fines de abril, comenzó a regir un embargo de facto sobre el crudo venezolano, crucial para la economía del país sudamericano”. (Infobae). 

Alex Saab se comprometió con los informantes de Maduro a dirigir una red de corrupción a gran escala que utilizaron cruelmente para explotar a la población hambrienta de Venezuela. El Tesoro apunta a los que están detrás de los sofisticados esquemas de corrupción de Maduro, así como a la red global de compañías ficticias que se benefician del programa de distribución de alimentos controlado militarmente por el anterior régimen”, explicó en ese entonces el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin.

“La red de corrupción que opera el programa CLAP ha permitido a Maduro y a sus familiares robarle al pueblo venezolano. Utilizan los alimentos como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar a los opositores, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de esquemas fraudulentos”, agregó.

El periodista Gerardo Reyes, autor del libro “Alex Saab. La verdad”, reveló días atrás a Infobae que el enigmático empresario barranquillero se benefició de una red de empresas fantasma dedicadas a las importaciones ficticias, al tiempo que manejó diversos asuntos comerciales del régimen bolivariano, logrando amasar una fortuna valuada en -al menos- mil millones de dólares. “Resolvía el día a día de los problemas más urgentes del gobierno de Venezuela. Cuando se necesitaba resolver el problema de los alimentos porque no había leche, lo llamaban a él; cuando no había combustible, él se iba y negociaba el envío de tanques de combustible de Irán”, aseguró.

De esa forma entabló estrechos lazos comerciales y diplomáticos con países como Turquía, Irán y Rusia, con el primordial objetivo de ayudar al dictador venezolano a burlar las sanciones internacionales.

Fueron decenas de empresas fantasma las que desarrolló en varios países de América Latina, Europa, e incluso Estados Unidos. Pero el principal vínculo de Saab con Maduro se da a través de Group Grand Limited (GGL), señalada de vender al régimen alimentos a precios subsidiados para distribuir en barrios humildes. No obstante, ambos han sido acusados en distintas oportunidades de usar ese programa, conocido como CLAP, para hacerse de cientos de millones de dólares de manera ilegítima. Incluso han sido denunciados de entregar comida en mal estado.

Las autoridades estadounidenses llevan años apuntando a Saab, pues creen que guarda numerosos secretos sobre cómo Maduro, la familia del presidente y sus principales colaboradores desviaron millones de dólares en contratos gubernamentales.

Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1

Más de Opinión


Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx

® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV

® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados.