Opinión

La reforma política de Reyes Heroles en 1977

Por ERNESTO ACERO C.

Octubre 20, 2021 | 10-20 am

“La desigualdad es fruto de consideraciones ideológicas y políticas, no tanto de restricciones económicas o tecnológicas”

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

Thomas Piketty

 

ESCRIBE: ERNESTO ACERO C.

 

¿Por qué la reforma política de 1977? La respuesta corta es simple: los movimientos sociales ya no podían contenerse mediante la cárcel o la represión a sangre y fuego. El modelo de la “oposición simulada”, ya no era sostenible. En el plano externo, el mundo se expandía y a la vez, paradójicamente, empezaba a gestarse la aldea global. No obstante, se requiere un poco de reflexión más amplia.

LA LEY DEL “IERRO”.

Tras la Revolución de 1910-1917, parecía que el país avanzaba en el terreno de la democracia. Había estabilidad, la educación pública se expandía, se logró concretar la expropiación petrolera, se crearon instituciones como el ISSSTE y el IMSS. La culminación se manifestó con el denominado periodo de desarrollo estabilizador, también conocido como el milagro mexicano. No obstante, la pobreza de amplios segmentos de la población, persistía.

Las contradicciones, no obstante, también estaban en la esfera política. En ocasiones, las diferencias políticas se resolvían a balazos. La represión se expresaba de diferentes maneras y también evolucionó. Una ley tendía a imponerse: la ley del “ierro”. La Ley del “ierro” se refería a las tres soluciones para la disidencia: el encierro, el destierro o el entierro.

El sistema político se mantenía cerrado, desde antes del desarrollo estabilizador. El modelo político respondía a las necesidades del modelo económico.

No obstante la contención de los movimientos sociales, estos se expresaban una y otra vez. Así, los movimientos sociales empezaron a manifestarse de diferentes maneras. Los maestros, los médicos, los ferrocarrileros, campesinos y estudiantes, se mantenían en constante activismo, reclamando derechos.

OPOSICIÓN SIMULADA.

Durante años, parecía que la pluralidad era simulada en buena medida. Aparecieron “partidos” supuestamente opositores como el Partido Popular-Partido Popular Socialista (PP-PPS) y el (Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM). En esos casos, se otorgaron posiciones legislativas “sacrificando” a personajes del PRI, como en 1961, cuando se despoja a Emilio González de una diputación federal, para otorgársela a Manuel Stephens.

El Partido Acción Nacional (PAN) nace como una fuerza al margen del poder dominante. Es el primer partido político que logra ganar elecciones. En 1946 ocupan escaños en la Cámara de Diputados, cinco legisladores sin filiación al PNR-PRM (1929, 1938) que ahora aparecía en el escenario con nueva denominación: PRI (1946). Los cinco legisladores de oposición, cobijados bajo las siglas del PAN, fundado en 1939. Me refiero a la cuadragésima Legislatura federal (1946-1949).

El Partido Comunista Mexicano, fundado el 24 de noviembre de 1919, atraviesa por diferentes etapas que tienen su desenlace en la reforma reyesheroliana de 1977. En algunas de esas etapas actúa en la clandestinidad y en otras a la luz pública.

Antes de 1977, la pluralidad se mantenía contenida, tolerando bajo control al PAN, al PP-PPS y otros organismos.

Los maestros, los doctores, los ferrocarrileros y los estudiantes, se mantuvieron activos y en la disidencia. Eso ocasionó, en algunos casos, que las soluciones se dieran a partir de la desaparición o el encarcelamiento de opositores.

Eso lleva a una fase de radicalización de los movimientos opositores, de manera relevante, los de izquierda. Me refiero a la izquierda que no aceptó acuerdos con el gobierno. En contraste, la izquierda sedicente del PPS de Lombardo Toledano, contrajo compromisos con el gobierno.

BLOQUEADAS SALIDAS INSTITUCIONALES.

El modelo político que había dado estabilidad a partir de la represión, empezó a mostrar serias fisuras y graves dificultades. Los casos más emblemáticos de esa radicalización se conocen por sus dramáticos resultados. Entre los movimientos que pueden citarse están los de los estudiantes en 1968 y de 1971, contenidos a sangre y fuego. Más adelante aparecen grupos como el PROCUP de Lucio Cabañas o la Liga Comunista 23 de Septiembre, que actúan por la vía armada.

Durante la administración del ex Presidente Luis Echeverría Álvarez (actualmente con 99 años de edad), se registran movimientos estudiantiles, los de los trabajadores del SUTIN y del STUNAM, que finalmente fueron contenidos a la fuerza.

En realidad, no solamente los comunistas actuaban en la clandestinidad. Otras expresiones políticas o ideológicas como las representadas por el PDM o el PRT, también mostraban segmentos que actuaban en la clandestinidad. El modelo político se mantenía herméticamente cerrado.

El sistema electoral no necesitaba de “fraudes electorales”, pues echaba a andar toda la maquinaria del gobierno para ganar elecciones. Al modelo político le bastaba apostar a la inequidad extrema, para ganar elecciones. El sistema se abría solamente a las expresiones no amenazantes, como en 1961, cuando se ejecuta un fraude electoral contra Emilio González, para hacer diputado federal a Manuel Stephens, integrante de las siglas del PPS en el que participaba también Jorge Cruickshank o Francisco Ortiz Mendoza.

Ante tantas expresiones de inconformidad, el modelo político ya no soporta mayor presión en el plano interno y en el plano externo las cosas no son mejores.

En los años previos, los sesentas, también se registraron movimientos populares y estudiantiles en diversas partes del mundo. La guerra de Vietnam, los golpes militares promovidos por el gobierno estadounidense, la guerra fría, revelaban señales de una crisis general.

PACTOS DE LA MONCLOA.

En 1975 muere el dictador Francisco Franco. A partir de ese momento, España entra en una escena de convulsiones políticas. Eso lleva a los principales líderes de casi todas las expresiones ideológicas, a promover acuerdos fundamentales para recuperar el camino de la democracia. Para el 25 de octubre de 1977, se logran firmar los Pactos de la Moncloa.

En ese escenario, que incorpora variables internas y externas, en abril de 1977 se inician negociaciones parecidas en México, presididas por don Jesús Reyes Heroles. Para el 30 de diciembre de ese mismo año, se publicaba la Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales, que abría las puertas a la participación de partidos que se habían mantenido en la clandestinidad y en genuina oposición a las políticas gubernamentales.

Era 1977 y la bonanza petrolera estaba ahí, lo mismo que la galopante deuda pública. Las elecciones de 1979, por tanto, sumaron 100 curules a la Cámara de Diputados; 300 por mayoría relativa y otros cien asignados por el principio de representación proporcional. De los 300 distritos uninominales, 296 fueron ganados por el PRI. Los otros cuatro distritos fueron ganados por el PAN.

A partir de los votos obtenidos por las respectivas siglas, fueron asignados otras cien curules. Así, el PAN obtuvo otros 39 diputados y el resto de siglas, PARM, PPS, PCM, PDM y el PST, obtuvieron por su parte, 61 escaños.

CAMBIAR O FRACASAR, DISYUNTIVA.

Evidentemente, las cosas han cambiado. Las transformaciones se revelan en el ámbito exterior y en el interior. De 1977 a 2021 ha transcurrido casi medio siglo (44 años). Lo que en la etapa expansiva se creó, necesita reformarse en una fase de contracción que afecta a México y al mundo. Debe cambiarse todo: unas cosas para que mejoren, y otras para que ya no empeoren. Cambiar se hace imperiosamente impostergable, para que las personas puedan vivir mejor.

Más de Opinión


Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx

® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV

® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados.